En muchas ocasiones las quemaduras graves dejan cicatrices, pero estas se pueden quitar con ayuda de los expertos. Este procedimiento forma parte de una cirugía reconstructiva o reparadora que es una de las grandes áreas de la cirugía plástica, para lograr la reconstrucción de la piel.